Privalia se convierte en Francesa

Compras online, por eso apostaron unos emprendedores españoles en 2006. Cuando aún nadie daba un duro por el ecommerce, llegaron Lucas Carné y José Manuel Villanueva para poner sobre la mesa, cual visionarios, una inversión de futuro: la compra privada online.

Aunque en su momento, 10 años atrás, parecía abocado al fracaso, la estrategia de contar con los stocks de primeras marcas en su escaparate virtual a precios de outlet (aún tampoco estaba tan generalizado este concepto) consiguieron llamar la atención del público, que se iba registrando para ver qué novedades iban subiendo a su página.

Hablar hoy de compras online parece algo normal, pero hace dos lustros era algo impensable para la gran mayoría por los miedos que generaba, entre otras cosas, el pago a través de tarjeta de crédito y de Internet.

El caso es que hoy vuelven a ser noticia, pero esta vez por haber vendido su marca a una empresa francesa que, además, era competidora suya en el mercado, Ventee Privee y por la nada desdeñable cantidad de 500 millones de euros.

Hablar, por el contrario de Ventée Privée es hacerlo de una empresa que ya facturaba suficiente en Francia allá cuando arrancó Privalia. Lo cierto es que estos emprendedores, que pusieron a prueba su producto para ponerlo en marcha en una de las famosas reuniones del IESE, no innovaron nada, sino que copiaron un modelo que ya funcionaba y bien en el país vecino.

Ahora que ha pasado a menos de la francesa, cuenta con más de 28 millones de usuarios registrados, cada vez más marcas dispuestas a poner sus productos, incluso descatalogados, en el escaparate y con un volúmen de ventas que poco o nada desmerece a las que llevaban más tiempo funcionando en el extranjero.

Gracias a business angels y fondos de inversión, tanto Carné como Villanueva consiguieron revolucionar el ecommerce en España cuando nuestro país estaba aún verde en este terreno, algo que han conseguido rentabilizar al máximo durante estos años y vender a un precio más que considerable a uno de los accionistas y competidores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *