Los Andes aún tienen lugares para el misterio

La cultura precolombina ha sido siempre uno de los grandes misterios a descifrar por los estudiosos. Arte, cultura y tradición se unieron en un momento vital en el que, con la llegada de los Europeos, supuso una ruptura con sus raíces.

Sin embargo, antes siquiera de la llegada, ya habitaban pueblos que dejaron un legado que aún hoy asombra a estudiosos y que lleva a múltiples interpretaciones. Es lo que ocurre con los restos arqueológicos encontrados en Tiahuanaco.

Tiahuanaco es una de las ciudades arqueológicas más importantes de Sudamérica, situada a tan sólo 15 kilómetros del Lago Titicaca. Aunque actualmente pertenece a territorio boliviano, históricamente ha estado ligado con Perú. La importante cultura prehispánica que se desarrolló en esta zona andina ha permitido poder contar con un legado que ha llevado a muchos a considerarla, en realidad, la cultura madre de las civilizaciones que luego poblarían lo que hoy conocemos como Sudamérica.

Uno de los grandes misterios que siempre han rodeado a esta cultura ha tenido que ver con el hecho de su desaparición allá por el año 1000, dejando tras ella muchos de los petroglifos y geoglifos que quedaron atrás y que, según interpretaciones, daban a entender un contacto con otras civilizaciones, en muchos casos, incluso más avanzadas que las que entonces convivían en estos parajes Sudamericanos.

Al igual que en el caso de las Pirámides de Egipto, donde se demostró cómo fue posible la construcción sin ninguna otra ayuda que los medios de los que disponían, hay algunos misterios en Perú que aún no se han podido responder.

Una nueva web, extraterrestre.pe, trata de dar respuesta a alguna de estas preguntas que aún siguen sin respuesta. Basándose en los rasgos de algunas de las figuras que se repiten en Tiahuanaco se ha dado a entender , según conclusiones de muchos estudiosos, que se trata de un dios astronauta.

Sobre estas teorías y muchas otras variantes de los estudios realizados en Nazca y en Tiahuanaco, surge esta nueva web. Sobre todo si se toman como referencia los Escritos del Sol para descifrar cómo la influencia de este dios benefició a los pueblos andinos. Sólo basta con ver, entre los restos de este área, la puerta dedicada al Sol y a la Luna para entender la relevancia de los astros.

Como se puede comprobar, el misterio precolombino aún hoy no está del todo resuelto. Tiahuanaco, una antigua ciudad de Alto Perú, hoy Bolivia, sigue teniendo cosas por descifrar, imágenes que interpretar y leyendas que acumular.

Vinculado, además, a esto están las famosas Líneas de Nazca y el reconstruido Disco Solar del Cusco,  formando un misterio singular que empieza de nuevo a atraer la mirada de los amantes de la cultura de los pueblos precolombinos.

Tras echar un vistazo a las interpretaciones de los dioses y de los dibujos que aparecieron, surgen nuevas teorías a las que agarrarse y que pueden ser enunciadas en la nueva web peruana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *