La medicina que viene y que estará en nuestra mano

La llegada de las aplicaciones móviles han cambiado la forma en la que se puede entender incluso la medicina.

No sólo existen algunas que nos ayudan a entender un diagnóstico y cómo llevar de la manera más correcta los tratamientos, sino que, según se espera, en breve el estetoscopio pasará a ser una herramienta más de nuestros smartphones.

¿Ficción? Puede, pero lo cierto es que hemos llegado casi a un punto de no retorno en el que los diseñadores imaginan un mundo médico al alcance de nuestra mano.

Con casi dos siglos de antigüedad parece que también es importante mejorar un invento que ayudó a los galenos a poder escuchar y contar los latidos de nuestros corazones durante las revisiones en consulta. Sin embargo, por lo que se ha podido saber, Eko Core lleva tiempo desarrollando el que se conocerá como el estetoscopio del siglo XXI.

A través de un dispositivo móvil tipo smartphone, se podrá escuchar el mismo sonido solo que ya no hará falta que sea el médico el que cuente, sino que con las aplicaciones, se podrá sacar, en tiempo real, la información necesaria del paciente en lo que al ritmo cardiaco se refiere.

Esto ayudaría también al almacenamiento de un patrón por el que el profesional sanitario podría hacer informes y conocer, de primera mano, las variaciones sufridas entre visita y visita a su consulta.

“HeartBuds no sólo registra los sonidos internos del cuerpo tan bien o mejor que el estetoscopio tradicional, sino que es mucho más higiénico” dijo en el comunicado de prensa, el Dr. David Bello, creador de HeartBuds y Jefe del Departamento de Cardiología de Orlando Health. “Y gracias a la incorporación de la tecnología Smartphone, podemos registrar, almacenar y compartir los sonidos. Esto cambiará el procedimiento en que abordamos las pruebas de los pacientes, en el futuro”.

Es posible que en un futuro cercano dejemos de ver al médico con aparato en el oído, sino que, gracias a la forma acampanada del HeartBuds, la instalación en su teléfono hará todo. Por lo que se ha podido comprobar, funciona como el mejor de los tradicionales escuchando el ruido incluso de los soplos cardiacos si existieran.

HA llegado la revolución, es hora de dar un paso más en consulta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *